Blog
Mar 30

Vicenta Alcácer, presidenta TYRIUS Comunitat Valenciana: “La colaboración entre asociaciones de comerciantes y de personas consumidoras es clave”.

¿Por qué es importante que la gente conozca sus derechos como personas consumidoras?

La celebración del Día de las Personas Consumidoras nos permite hacer una reflexión sobre la importancia que tienen y que por fin están adquiriendo los derechos de las personas consumidoras.

Vivimos en una sociedad de consumo en la que las personas consumidoras necesitan estar informadas de sus derechos para poder ejercerlos y hacerlos respetar. La mayoría de los problemas en las relaciones de consumo suelen ser consecuencia del desconocimiento por parte de la consumidora del producto o servicio que contrata. Lo que determina la importancia de la obligación de informar de manera clara, transparente y veraz a la hora de contratar.

De una adecuada información depende pues un consentimiento, es decir la formación de la voluntad, sin vicios, y el nacimiento de una relación contractual que finalmente genere deberes y hará exigibles derechos. La información, pues, resulta relevante tanto en la fase pre contractual como en la etapa contractual, al permitir hacer exigible lo que se ha ofrecido en la primera de ellas.

¿Cuáles son esos derechos?

Derecho a la capacidad de tener acceso a bienes y servicios esenciales; derecho de inclusión y protección de las personas consumidoras más vulnerables; derecho a la protección frente a los riegos para la salud y la seguridad; derecho a la protección de los intereses económicos de los consumidores; derecho a recibir una información clara y transparente, que permita tomar decisiones de compra informadas; derecho a la educación y asistencia para que las personas consumidoras comprendan sus compras, y las consecuencias medioambientales, sociales y económicas de sus decisiones; derecho a contar con servicios eficaces de resolución de conflictos y mecanismos de compensación con el fin de reparar los daños y perjuicios sufridos; derecho a la representación, consulta y participación. Para que las opiniones de las personas consumidoras se incluyan en los procesos relevantes de toma de decisiones.

¿Cuáles son los principales servicios que ofrece su Asociación?

Nuestro objeto es ofrecer servicios que permitan lograr una protección adecuada para todas las personas consumidoras. Y en la consecución de dicho fin estamos inmersos, y trabajamos, en colaboración con organismos públicos, empresas, asociaciones de empresarios/as y comerciantes, pues todos tenemos un papel que desempeñar para alcanzar este objetivo.

Desde Tyrius apostamos por la necesidad de formar e informar a la persona consumidora para que sea protagonista de sus decisiones, ayudamos a las y los consumidores a desarrollar conocimientos y habilidades necesarias para comprender los riesgos, asimismo se les proporciona acceso a asesoramiento y asistencia competente y especializada.

Por otro lado, facilitamos un acceso fácil a sistemas de resolución alternativa de conflictos, tales como la mediación y el arbitraje de consumo, ayudando a las personas consumidoras a resolver sus controversias cuando las cosas no resultan conforme a lo esperado.

Sin olvidar, nuestra apuesta en la promoción de un consumo sostenible y responsable.

¿Cree que las personas están suficientemente informadas sobre estas cuestiones? ¿Qué tipo de acciones se pueden llevar a cabo desde el comercio local para poner en valor los derechos de las personas consumidoras y dar a conocer su labor como Asociación?

Es un hecho que la protección de los derechos de las personas consumidoras ha mejorado en los últimos años, sin embargo, todavía hay muchas personas que desconocen sus derechos como consumidores. La consecuencia más relevante de esta desinformación es la falta de acción por parte de los consumidores, el no disponer de información conlleva un impedimento a la hora de saber dónde poder dirigirse o que compensaciones poder solicitar, en definitiva, ejercer los derechos que les asisten.

Por ello, las campañas de comunicación sobre consumo siguen siendo claves, pues son una importante fuente de información. Pero también lo es la colaboración público-privada, y la colaboración entre asociaciones de comerciantes y de personas consumidoras. Genera un apoyo mutuo que en definitiva redunda en beneficio de las personas consumidoras. Los usuarios y usuarias son el auténtico motor de cambio, las quejas que puedan derivarse de las relaciones de consumo pueden ser sin duda utilizadas como elemento de mejora a nivel interno de los propios comercios.

¿Han cambiado los hábitos de consumo a causa del coronavirus? ¿De qué manera?

Sin duda. Las personas consumidoras se están viendo impactadas por la crisis sanitaria del coronavirus. Están gastando menos y ahorrando más, además se detecta una cierta selectividad a la hora de realizar la compra.

Otro de los cambios en los hábitos de consumo que se han modificado por la pandemia es el lugar donde se realiza la compra. Se ha disparado la compra por canal “online”, a la par de una mayor apuesta por tiendas y comercios de proximidad.

Pero también a nivel social hemos cambiado.  Hemos aprendido a relacionarnos de otra manera, primero con el confinamiento, ahora manteniendo las distancias de seguridad y siguiendo las medidas que nos marcan las autoridades, hemos tenido que echar mano de la imaginación y sobre todo de las nuevas tecnologías que nos han permitido mantener las relaciones sociales de forma distinta pero muy satisfactoria.

Tenemos mucho trabajo por delante de concienciación a la sociedad en nuevos hábitos de consumo.

Y así lo vamos a hacer desde TYRIUS, como asociación tenemos la responsabilidad de concienciar y sensibilizar a la sociedad, trabajando en proyectos para poder conseguir estos objetivos.

La transformación digital en la pandemia ha sido uno de los cambios más notables y que también va a perdurar. El trabajo remoto, las compras online, los pagos electrónicos, etc. han llegado para quedarse y es que hemos adelantado en meses lo que quizá nos hubiera costado años.

Desde Tyrius seguiremos trabajando con el compromiso de generar cambios favorables para cubrir necesidades nuevas que han surgido de esta crisis sanitaria.

Las asociaciones sin ánimo de lucro de personas consumidoras, somos grandes embajadoras de este movimiento.