Blog
Nov 18

Unió Gremial lamenta la apuesta por el Black Friday de las grandes superficies que condena al comercio tradicional

Unió Gremial ha expresado su rechazo absoluto a la apuesta de las grandes superficies por la campaña del Black Friday puesto que atenta contra la idea de un consumo responsable de la sociedad y porque condena, todavía más, al comercio tradicional que no puede competir con la apuesta por la bajada de los precios.

El Black Friday, según los responsables de la patronal del comercio local, fomenta un consumo desproporcionado que huye de las buenas prácticas que instituciones y administraciones tratan de incentivar con sus campañas y acciones comunicativas hacia la sociedad en la que vivimos.

De hecho, el Black Friday y los días previos se han convertido en unas rebajas encubiertas que condenan el buen hacer de los comercios tradicionales, que trabajan a diario para ofrecer un servicio óptimo hacia el consumidor sin necesidad de alcanzar grandes descuentos que les liquidan el margen de beneficio.

Ya en algunos países, como en Francia, se trabaja para ilegalizar de ahora en adelante todas las campañas promocionales del Black Friday gracias a una enmienda al proyecto de Ley 2274, contra el Derroche y por la Economía Circular. Delphine Batho, autora de la enmienda y exministra de Desarrollo Sostenible en el país galo, pretende incluir las campañas promocionales tanto del Black Friday como del Cyber Monday dentro de la categoría de prácticas comerciales agresivas, punibles con pena de prisión de hasta dos años y multas de hasta 300.000 euros.

Juan Motilla, presidente de Unió Gremial, ha expresado el rechazo absoluto de la entidad que dirige ante estas prácticas comerciales que buscan “esquivar la normativa existente en lo referente a las ventas y a los periodos de rebajas con prácticas abusivas y diametralmente opuestas al consumo responsable”.

“El comercio tradicional no puede competir con precios de las grandes superficies durante el Black Friday. La lucha es desigual, ya que está marcada por un desequilibrio de fuerzas evidente, pues el pequeño comercio no puede competir en stock y los proveedores o marcas tampoco prestan la misma colaboración o ayuda a las tiendas tradicionales que a los grandes centros de venta”, ha continuado Motilla.

Desde Unió Gremial se viene trabajando por la regularización del periodo de rebajas desde hace años. De hecho, ya se presentó una propuesta no de ley en la que se plasmaba una reivindicación histórica que se viene reclamando desde la liberalización de las rebajas, que ha provocado un descontrol y aumento de la publicidad engañosa con campañas como el Día sin IVA o el Black Friday.

Por último, el presidente de la patronal del comercio local de la Comunitat Valenciana ha sido claro ante estas prácticas abusivas: “Hablamos de competencia desleal sistematizada que no ayuda en nada a los comercios tradicionales que ya deben salvar numerosos obstáculos en su día a día”.

add